U.S. Markets closed
  • S&P 500

    3,699.12
    +32.40 (+0.88%)
     
  • Dow 30

    30,218.26
    +248.74 (+0.83%)
     
  • Nasdaq

    12,464.23
    +87.05 (+0.70%)
     
  • Russell 2000

    1,892.45
    +43.75 (+2.37%)
     
  • Crude Oil

    46.09
    +0.45 (+0.99%)
     
  • Gold

    1,837.70
    +0.90 (+0.05%)
     
  • Silver

    24.32
    +0.18 (+0.76%)
     
  • EUR/USD

    1.2127
    -0.0022 (-0.1819%)
     
  • 10-Yr Bond

    0.9690
    +0.0490 (+5.33%)
     
  • Vix

    20.79
    -0.49 (-2.30%)
     
  • GBP/USD

    1.3438
    -0.0015 (-0.1088%)
     
  • USD/JPY

    104.1400
    +0.2800 (+0.2696%)
     
  • BTC-USD

    18,977.32
    +82.80 (+0.44%)
     
  • CMC Crypto 200

    365.19
    -14.05 (-3.71%)
     
  • FTSE 100

    6,550.23
    +59.96 (+0.92%)
     
  • Nikkei 225

    26,751.24
    -58.13 (-0.22%)
     

Cómo detectar cuentas de redes sociales falsas y trolls de internet

Suhauna Hussain
·4 min read
A user scrolls through a Twitter feed on the screen of an iPhone.
Un usuario se desplaza por un feed de Twitter en la pantalla de un iPhone. (Chris Ratcliffe / Bloomberg)

En junio, el hashtag #DCblackout estalló en Twitter. Una serie de tuits afirmaron que las autoridades habían impedido que los manifestantes se comunicaran en sus teléfonos inteligentes, para reprimir los disturbios en torno a la brutalidad policial y el asesinato de George Floyd.

Circulaban imágenes del fuego que ardía junto al Monumento a Washington, iluminando dramáticamente el hito durante la noche.

Todo era falso; las imágenes habían sido manipuladas. Los funcionarios locales se apresuraron a corregir la información errónea. Twitter afirmó que estaba investigando la situación y que ya había suspendido cientos de cuentas de spam que habían empleado el hashtag.

Resultó que el engaño fue resultado de una campaña sofisticada que empleó una combinación de cuentas pirateadas y falsas, incluidas algunas que normalmente tuiteaban sobre música pop coreana. Uno o dos días antes, los bots de K-pop se habían convertido en cuentas temáticas de Black Lives Matter. El mensaje fue amplificado por usuarios reales, que no sabían que se trataba de un engaño.

Este es el tipo de ataque de desinformación coordinado que Darren Linvill, un investigador de la Universidad de Clemson, teme que pueda ocurrir el día de las elecciones y hacer estallar una nación que durante meses pareció una enorme olla a presión.

Pero Linvill tiene una herramienta que puede ayudar a las personas a superar el caos. El investigador trabajó junto con Patrick Warren, quien también estudia la desinformación en Clemson, para crear un cuestionario llamado "Spot the Troll" (detecta al troll), que tiene como objetivo capacitar a las personas para que descubran señales de alerta en línea.

El cuestionario presenta a los usuarios ocho perfiles de redes sociales. Al individuo se le pide que decida si la cuenta y el contenido de dichas cuentas son auténticos o falsos. Después de cada pregunta, el sitio proporciona una explicación y contexto para la respuesta correcta.

La web señala algunas preguntas que los usuarios deben hacerse sobre una cuenta determinada: ¿Menciona información personal, como puntos de identificación sobre familiares o amigos, o solo se centra en la política extrema? ¿Se presenta como un grupo de afinidad pero sin una mención clara de una persona u organización que lo dirija? Si la respuesta es sí, es posible que la cuenta sea falsa.

Puede resultar extremadamente complicado tratar de clasificar qué es real y qué es falso. Los trolls a menudo fingen ser miembros de comunidades en línea, desde fanáticos del K-pop hasta activistas LGBTQ, remarcan los investigadores.

Las cuentas falsas utilizan con frecuencia imágenes de mujeres blancas convencionalmente atractivas y en sus 20 años. El análisis presentado en el cuestionario también señala que el tropo de una mujer negra enojada y con un pensamiento inclinado hacia la izquierda comúnmente es explotado por las campañas de desinformación. "A menudo se apropian del lenguaje de voces genuinas; se aprovechan de la ira y la frustración real de la gente", destacó Linvill.

En marzo, Linvill y Warren sacaron a la luz una campaña de trolls rusos, subcontratada y ejecutada desde Ghana y Nigeria, que se centraba casi exclusivamente en cuestiones raciales en Estados Unidos. El operativo fue detallado en una investigación de CNN.

Ya en 2014, un grupo de activistas feministas negras llamaron la atención sobre la forma en que las redes sociales podían manipularse de esta manera. El hashtag #EndFathersDay ganó impulso una semana, tuiteó prolíficamente por cuentas que decían que las mujeres negras estaban cansadas de que las mujeres blancas robaran y salieran con hombres negros.

Los activistas revelaron que la campaña fue orquestada por usuarios intolerantes de 4chan, que se hacen pasar por mujeres negras enojadas en Twitter. Los activistas describieron las tácticas utilizadas por las cuentas falsas y las tuitearon con el hashtag #YourSlipIsShowing.

Grupos como Win Black/Pa'lante han estado trabajando en los últimos meses antes de las elecciones para monitorear la desinformación que apela a los votantes negros y latinos. Los activistas de la organización lanzaron campañas educativas destinadas a armar a los votantes negros y latinos con herramientas para detectar y evitar la manipulación en línea. "Estos agentes extranjeros fingen ser activistas negros en línea, utilizan los tonos y las normas culturales negras más relevantes para las audiencias negras y, en última instancia, debilitan esos votos simulando o haciéndose pasar por las voces de los activistas negros y luego se vuelven contra los candidatos", comentó Ashley Bryant, cofundadora del grupo.

Según Bryant, el grupo sigue de cerca los esfuerzos para amplificar las acusaciones falsas de fraude electoral, incluso de parte de la administración Trump. El presidente, a través de tuits, conferencias de prensa y entrevistas, fue la principal fuente de falsedades difundidas sobre el fraude electoral por correo, según un documento de trabajo reciente del Berkman Klein Center for Internet & Society de Harvard. "Hay un montón de desinformación difundida en torno a la capacidad de votar, incluso instrucciones falsas que comienzan a aparecer por allí", comentó Bryant. “Estos discursos deben ser abordados y contrarrestados”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times.