U.S. Markets closed

Marchas cierran una semana centrada en la acción climática

ROB GILLIES y FRANK JORDANS
1 / 3

CAMBIO CLIMATICO-PROTESTAS

La activista adolescente Greta Thunberg, izquierda, conversa con el primer ministro canadiense Justin Trudeau en Montreal, el viernes 27 de septiembre de 2019. (Ryan Remiorz/The Canadian Press vía AP)

TORONTO (AP) — La adolescente sueca Greta Thunberg dijo el viernes que no comprende por qué los adultos y los líderes mundiales se mofan de los niños y adolescentes que se guían por la ciencia, mientras cientos de miles de estudiantes realizaban una segunda oleada de protestas a nivel mundial en demanda de medidas para combatir el cambio climático.

Al ser cuestionada sobre el presidente estadounidense Donald Trump y otras personas que se han burlado de ella, la activista de 16 años indicó que probablemente ellos piensan que su visión del mundo y sus intereses están siendo amenazados por el activismo climático.

“Deberíamos tomar como un cumplido el tener un impacto tal que la gente desea silenciarnos”, dijo la joven en una marcha en Montreal después de reunirse con el primer ministro canadiense Justin Trudeau. "Nos hemos convertido en una voz demasiado fuerte, por lo que hay personas que desean callarnos".

El movimiento juvenil climático ha generado críticas de algunos que acusan a los estudiantes de exagerar y que mejor deberían ir a la escuela. En una aparente burla sarcástica hacia Thunberg esta semana, luego de la arenga de la menor a los líderes mundiales, Trump tuiteó: "Parece una joven muy feliz enfilada a un futuro brillante y maravilloso. ¡Es agradable verlo!".

En lugar de mencionar a Trump por su nombre, la adolescente dijo el viernes no comprender "por qué los adultos elegirían burlarse de los niños y adolescentes por el solo hecho de expresarse y guiarse por la ciencia cuando en vez de eso podrían hacer algo bueno".

Miles de personas corearon “Greta, Greta” durante una marcha la tarde del viernes en Montreal.

“Haremos todo lo que podamos para impedir que esta crisis empeore, aun si eso significa faltar a la escuela o al trabajo”, dijo. “La gente ha hablado. Y seguiremos hablando hasta que nuestros líderes escuchen y actúen. Nosotros somos el cambio, y el cambio está por venir”.

En tanto, estudiantes en Italia prendieron fuego de manera simbólica a una réplica de la Tierra, una de muchas marchas que forman parte de las protestas climáticas generadas por la adolescente sueca. Algunos de los participantes manifestaron las mismas molestias que la joven expresó durante una cumbre de la ONU a principios de semana en nueva York.

“¿Cómo se atreven?”, se leía en una pancarta de una marcha en el distrito financiero de Milán, en donde decenas de miles salieron a las calles y posteriormente se reunieron alrededor de un enorme globo terráqueo para verlo arder en llamas.

Más de 100.000 personas también se manifestaron en Roma con pancartas y cánticos como “Cambien el sistema, no el clima” o con tan sólo una palabra: “Futuro”.

Los temores sobre el impacto del calentamiento global en la nueva generación provocaron nuevas protestas en India, España, Portugal, Suecia, Finlandia, Holanda y Bolivia una semana después de que cientos de miles de personas en todo el mundo salieron a las calles en anticipación a la cumbre de la ONU.

En Nueva Zelanda, estudiantes marcharon al Parlamento de Wellington, una de las manifestaciones de mayores dimensiones que se hayan registrado en la capital.

En Berlín, activistas del movimiento Viernes por el Futuro, resistieron la persistente lluvia para protestar contra un paquete de medidas aprobado recientemente por el gobierno para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero. Los expertos sostienen que la propuesta no alcanza los valores necesarios para que el sexto mayor emisor del mundo cumpla con los objetivos del acuerdo climático de París.

En San Sebastián, en España, el actor Javier Bardem se sumó a decenas de jóvenes en una de varias protestas que se realizaron por la mañana en distintas partes de España. Por la tarde había manifestaciones programadas en grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Bardem promocionaba un documental que realizó en colaboración con Greenpeace.

En Austria, los organizadores señalaron que 150.000 personas participaron en las marchas, aunque la agencia noticiosa local APA reportó una cifra de alrededor de 65.000.

En Polonia, los manifestantes bloquearon la circulación vial en el centro de Varsovia al encadenarse a una carpa. La policía y los bomberos intentaron negociar con ellos.

En Buenos Aires, en donde se han realizado paros escolares desde marzo siguiendo el ejemplo de Thunberg, varios miles de personas marcharon desde la famosa Plaza de Mayo hacia el Congreso. También hubo manifestaciones en otros países de Latinoamérica, incluyendo Chile y Bolivia.

Incluso se registraron protestas en la Isla de Pascua, Chile, famosa por sus enormes estatuas conocidas como moái.

En Canadá, Thunberg se reunió con Trudeau, quien elogió su activismo en contra del cambio climático.

“Ella es la voz de una generación, de jóvenes que llaman a sus líderes a hacer más y hacerlo mejor”, dijo Trudeau. “Y yo estoy escuchando”.

Trudeau, quien se encuentra en medio de una campaña de reelección, anunció un plan para plantar 2.000 millones de árboles durante la próxima década.

Sin embargo, Thunberg indicó que espera más, incluso de los líderes que acogen su movimiento. Esta semana, los científicos publicaron nuevas advertencias sobre las consecuencias del incremento en las temperaturas de los océanos y regiones frías del planeta.

Thunberg dijo a una multitud en Montreal que era conmovedor ver a personas de todas las generaciones actuar de manera tan apasionada por una causa.

“Obviamente (Trudeau) no está haciendo lo suficiente, pero este es un enorme problema, este es un sistema fallido”, comentó. “Mi mensaje a todos los políticos es el mismo: Escuchen a la ciencia y actúen basándose en ella”.

___

Giada Zampano reportó desde Roma. Nick Perry en Wellington, Nueva Zelanda; Mike Corder en La Haya, Holanda; Débora Rey en Buenos Aires, Eva Vergara en Santiago y Ciaran Giles en Madrid contribuyeron con este despacho.