U.S. markets open in 1 hour 24 minutes

¿Cómo proteger tu salud mental mientras buscas trabajo?

La búsqueda de empleo puede causar ansiedad y estrés, pero existen estrategias para superarlo. Foto: Getty

La búsqueda de empleo es un proceso complejo. Escribir un curriculum vitae​​ y una carta de presentación es una tarea desafiante que requiere mucho tiempo, a lo cual se le suma el estrés que genera buscar trabajo, gestionar los rechazos y asistir a las entrevistas.

Incluso la persona más segura de sí misma puede sucumbir a la incertidumbre, los problemas de tiempo y la presión económica que implica buscar un nuevo trabajo, factores que pueden llegar a afectar su salud mental.

¿Cómo gestionar adecuadamente la ansiedad y el estrés mientras buscas trabajo?

“A menudo solicitamos empleos que nos encantan y nos apegamos demasiado a ellos”, explicó Alice Stapleton, coach vocacional. “Nos imaginamos cómo iremos al trabajo, cómo es trabajar en esa empresa y cómo será el equipo, por eso nos resulta tan difícil abandonar la idea cuando recibimos una negativa.

“Asumimos el rechazo como una cuestión personal, sobre todo si no recibimos ninguna retroalimentación, y pensamos que no somos lo suficientemente buenos”, agregó. “Enfrentarse a una serie de rechazos continuos es difícil y puede terminar pasándonos factura, especialmente si estamos desesperados por dejar nuestro empleo actual”.

Gestiona tus expectativas

Stapleton explicó que es importante gestionar las expectativas desde el inicio y aceptar que encontrar un nuevo trabajo podría tardar. Una buena estrategia consiste en asumir la búsqueda y solicitud de empleo como un trabajo o proyecto a tiempo parcial.

“Fíjate objetivos claros. ¿Cuántas aplicaciones quieres realizar? ¿En cuánto tiempo? Planifica momentos específicos a lo largo de la semana para trabajar en ello. Así sentirás que puedes gestionar la búsqueda de empleo y que tienes todo bajo control”.

Richard Alderson, fundador de Careershifters, también aconseja ser selectivo. “Aunque es tentador enviar el currículum vitae a todas partes, lo más probable es que no tengas éxito, por lo que te sentirás peor”, apuntó.

“En cambio, deberías aplicar solo en aquellos empleos y empresas que realmente te interesan. Sé exigente, aunque tu crítico interior te diga lo contrario. Así tus aplicaciones serán mucho más poderosas”.

Recuerda que no es nada personal

Recibir una negativa para un trabajo que realmente deseas puede ser muy difícil. Pero es importante recordar que incluso los mejores solicitantes no consiguen trabajo y que no se debe, necesariamente, a que hayan hecho algo mal.

“Recuerda que cualquier rechazo no es personal, no puede serlo porque no te conocen lo suficientemente bien como para que sea algo personal”, explicó Stapleton. “Intenta verlo como una coincidencia errónea: tus habilidades y experiencia no estaban alineadas, solo eso”.

Haz otras cosas

Si te preocupa el dinero o estás desempleado, buscar trabajo puede llevarte mucho tiempo y dejarte agotado. Es importante que te cuides, pases tiempo con tus amigos o familiares y te tomes un descanso de los currículos. Volverás a la carga con un enfoque nuevo y energía renovada.

“Mantén un equilibrio saludable entre la búsqueda de empleo y todo lo que te gusta hacer en tu tiempo libre”, aconsejó Stapleton. “Asegúrate de pasar tiempo con tus amigos, hacer cosas divertidas, practicar ejercicio y comer bien. Todo eso te ayudará a lidiar con los problemas y seguir adelante cuando las cosas se compliquen”.

Si tienes problemas, es importante que cuentes con el apoyo de amigos y familiares ya que pueden aconsejarte o distraerte de la búsqueda de empleo cuando lo necesites. Reunirte con otras personas que están haciendo lo mismo también podría ayudarte.

“Haz amistad con otras personas que estén remando en tu mismo barco. Pero no permitas que esos encuentros se conviertan en un festival de quejas, aprovéchenlos para compartir experiencias, darse ánimos y llenarse de energía positiva”, apuntó Alderson.

Pide retroalimentación

Según el informe Talent Trends de LinkedIn, el 94% de los candidatos desean recibir retroalimentación después de una entrevista de trabajo, pero solo el 41% la obtienen. Esa retroalimentación puede ayudarte a aumentar tus posibilidades de obtener el próximo trabajo que solicites y, si descubres que lo hiciste bien, fortalecerá tu autoconfianza.

“Siempre que sea posible, intenta que los entrevistadores te den una retroalimentación específica. Esa información te permitirá enfocarte en áreas tangibles de mejora, respuestas que debes perfeccionar… de manera que la próxima entrevista sea una oportunidad para mejorar en vez de convertirse en otra puñalada en la oscuridad”, apuntó Stapleton.

Habla con la gente

No todo el mundo disfruta haciendo networking, pero es muy útil conocer a profesionales de tu sector que puedan aconsejarte, recomendarte para un puesto de trabajo o incluso contratarte. Eso significa que tendrás que asistir a conferencias o eventos, o simplemente conectarte con profesionales a través de LinkedIn o en los grupos de las redes sociales.

“Puede parecer contradictorio, pero lo primero que necesitas hacer es buscar menos trabajo y centrarte más en las personas”, señaló Alderson. “No solo es menos estresante, sino que en muchos casos también es una estrategia más eficaz”.

Por último, si sufres ansiedad, depresión o cualquier otro problema de salud mental, es importante que hables con tu médico de cabecera para que te oriente. También puedes contactar a la organización benéfica Mind para recibir ayuda y asesoramiento.

Lydia Smith